Habitantes exigen Patagonia sin + Mineras

En el sur de Chile el panorama es preocupante. La llegada de grupos internacionales amenaza la tranquilidad de la región. Las mismas comunidades que en 2011 se levantaron para decir Patagonia Sin Represas hoy vuelven a ponerse de pie exigiendo Patagonia sin + Mineras.

Miembros de la comunidad se han articulado a través de la red Antiminería de la Patagonia. La labor de esta organización se enfoca en detener los dos proyectos más controversiales.

La minera Canadiense Gold Corp y  la Australiana Equus Mining, esta última a través de la sociedad Southern Gold, obtuvo derechos para desarrollar su proyecto “Los Domos”, el cual desafectaría cerca de 2 mil hectáreas a la reserva nacional Jeinimeni. Este espacio se encuentra dentro del futuro Parque Patagonia.

Red Antiminería con proyección binacional

La situación se volvió más complicada luego de que el pasado 30 de octubre en Coyhaique la Comisión de Evaluación Ambiental aprobó de forma unánime los siguientes proyectos:

Prospección Minera Katterfeld, Sociedad Contractual Minera El Toqui (Laguna Gold- Australiana) ubicado en Rodeo Los Palos, Ñirehuao, Coyhaique.

Estudio minero Proyecto Santa Teresa, en el sector en Villa Amengual, Lago Verde.

Prospección Minera Proyecto Terrazas (RedHill/ Laguna Gold)- Ubicado en  Río Ibáñez. A solo 3.5 km de Puerto Ibáñez.

A estos proyectos se le suma el proyecto Navidad, perteneciente a la empresa Panamerican Silver. Esta empresa busca instalarse en la meseta de Chubut en Argentina y extraer plata en una mina a tajo abierto.

Una de las mayores amenazas es la contaminación del Lago General Carrera. La reserva de agua dulce más importante de Chile y el segundo lago más grande de Sudamérica. El daño a este lago es una de las preocupaciones más importantes de las comunidades.

Estado fomentado a la minería

Existe una paradoja discursiva del Estado chileno. Por un lado ostenta la red de parques nacionales más grandes del mundo y por otro sigue sumando zonas de sacrificio de norte a sur. Esta contradicción es comentada por el ex vocero de Patagonia Sin Represas, Bernardo Reyes.

“No solamente resulta paradójico, resulta preocupante que los ejes de la corrupción penetren tan profundamente en la política en Chile. De tal modo que no se pueda percibir el futuro de los territorios sin la industria del pasado, la industria del siglo XVIII, XIX y XX , de cara al siglo XXI. La minería al lado de la red de parque más grande del mundo es una tremenda contradicción, sino es un retorno al pasado. Ese que ha dejado vacíos ambientales en todo el territorio”, indicó.

La Red Antiminería está trabajando para detener el avance de los proyectos mineros en su sector. La vocera Pamela Díaz, explica cómo el desarrollo del proyecto Domos afectaría a distintas áreas de la región.

Allí hay terrenos fiscales y dos mil hectáreas que se desafectarían del parque. En esta red de parques, este espacio es lo único que no quedó bajo su tutela. Entonces eso nos hace sentir que hay una prioridad para la minería más que para el ganado. También se ve perjudicado el tema del turismo. El área específica en donde se quiere instalar el proyecto Domos está muy cerca de áreas arqueológicas”, señaló.

La minería en la Patagonia ha existido desde hace décadas y esto ha generado impactos ambientales y sociales evidentes. La contaminación del lago General Carrera por el relave de mina Silva de Puerto Cristal o la desaparición y posterior muerte de dos trabajadores en Cerro Bayo en 2017, son claros ejemplos de esto.

No más mineras en la Patagonia

Actualmente el mensaje de las comunidades es claro “Patagonia sin + Mineras”. No se está exigiendo terminar de un día para otro con este sector productivo, solo se pide que no sigan avanzando hacia otros territorios. Sin duda el principal problema de esta actividad es que no puede ser sustentable, ya que los recursos que extraen no se renuevan. El daño de las mineras afecta directamente a uno de los ejes económicos de la región, el turismo. La vocera de la Red Antiminería de la patagonia, Pamela Díaz, comparte esta visión,

Nosotros estamos completamente seguros que el camino al desarrollo pasa por el turismo, que tiene muchos matices. Acá hay muchas cosas que se pueden hacer. Hay un turismo estacional, pero apostamos por el turismo, que es una actividad que tiene una connotación de sustentabilidad que podemos trabajar”, comentó.

La minería llena los bolsillos de algunos y destruye los territorios de todos. La promesa eterna de mejorar la calidad de vida gracias al dinero que genera las mineras, es repetido como mantra por los gerentes de estas empresas. La verdad parece estar lejos de este discurso, la pregunta es simple ¿cómo puede mejorar la vida de las personas una actividad que destruye los ecosistemas y los espacios en los que se desarrolla la vida?

Post Author: Tomate Rojo