Escribe aquí

Comparte

La industria alimenticia a nivel global es una de las que más dinero mueve debido a que constituyen la base de las necesidades de los seres humanos. Las necesidades alimenticias son las principales y más urgentes de satisfacer. Los distintos procesos industriales tienen un impacto importante en el medioambiente; es por ello que en esta oportunidad centraremos nuestra atención en la contaminación del agua a causa de la producción agrícola, como uno de los múltiples factores que inciden en los procesos contaminantes de los cursos de aguas superficiales y subterráneos, y como estos impactan en los distintos ecosistemas.

El desarrollo de la agricultura y la domesticación de los animales es una victoria de la especie humana, un triunfo alcanzado hace miles de años con la producción de los principales cereales, frutas y verduras, así como la crianza de animales los cuales evolucionaron mediante la selección que los primeros agricultores lograron realizar a lo largo del tiempo.

El aumento en la producción de alimentos ha marcado la historia de la humanidad, la generación de excedentes ha sido fundamental para relacionar las distintas culturas existentes, donde el comercio unió distintas regiones del mundo. Durante la antigüedad los distintos reinos e imperios comerciaron sus excedentes agrícolas con sus vecinos, posteriormente, durante la Baja Edad Media, el aumento de la producción alimenticia incidió en el crecimiento poblacional y en el resurgimiento de las ciudades. De igual forma, en el siglo XVIII, otra revolución agrícola incidió en el aumento de la disponibilidad de alimentos y el crecimiento demográfico.

Los alimentos derivados de la agricultura durante el último siglo se han masificado e incrementado de forma explosiva, al igual que los terrenos destinados a ella, con el fin de aumentar las cosechas y satisfacer gran parte de la demanda mundial. No obstante, la producción y distribución de los alimentos no es la mejor, existen países con índices excesivos de obesidad y otros donde la población no logra satisfacer sus necesidades alimenticias.

Las formas de producir alimentos se podrían clasificar en distintas formas, agrupadas en tres categorías:

  • Agricultura convencional.
  • Agroecología.
  • Agricultura familiar o de subsistencia.

La forma de agricultura que más daño ecológico genera es la agricultura industrial a gran escala, la que en sus distintos procesos emplea la mayor cantidad de agroquímicos para aumentar la producción, controlar y reducir las plagas que inciden negativamente en el rendimiento de los cultivos. Por otro lado, esta forma de agricultura se desarrolla a gran escala en el planeta. Además, es la que utiliza la mayor cantidad de semillas alteradas genéticamente con el mismo propósito “aumentar la producción y duración de los alimentos generados”.

La contaminación de los cursos de aguas superficiales y subterráneas es mayor en este tipo de agricultura, ya que los residuos de plaguicidas y otros productos químicos escurren hacia ellos por gravedad, por las lluvias que los arrastran hacia los riachuelos, arroyos, ríos, hasta llegar finalmente al mar, acidificando y ensuciando los océanos con químicos altamente tóxicos. En el mismo sentido, los químicos se infiltran en la tierra por lixiviación y llegan a las napas freáticas contaminando estas fuentes de agua dulce.

De este modo, la agricultura industrial es unos de los factores de contaminación de las aguas superficiales y subterráneas en Chile y en los demás países de Latinoamérica, donde el control en el manejo de estos químicos no es tan exhaustivo, sumado a deficientes políticas ambientales que resguarden los distintos ecosistemas. No obstante, consideramos que una mayor fiscalización de medianos y grandes productores agrícolas influiría positivamente en reducir la contaminación de las aguas, donde el control pase por fiscalizar los productos que estos empresarios utilicen en las distintas faenas.

En relación al empleo de plaguicidas en la agricultura a nivel mundial, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), señala que estos también tienen consecuencias nocivas para las personas, donde “los efectos producidos en los organismos y en el medio ambiente constituyen una advertencia de las posibles repercusiones en la salud humana”.

Por las razones analizadas que inciden en la contaminación de las aguas, consideramos de vital importancia que las autoridades normen con mayores detalles y fiscalicen los productos químicos empleados en las actividades agrícolas de medianos y grandes productores, con el fin de reducir los niveles de contaminación y el impacto que estos tienen en los distintos ecosistemas acuáticos.

Contaminación del agua a causa de la producción agrícola

Texto Nelson Morales, Magíster en Ciencias Sociales Profesor de Historia y Geografía. Compartido desde La Ventana Ciudadana con Licencia de Creative Commons. 

 

Tags: