NoticiasResistencia

El drama del agua en Chile: una lucha de más de 10 años entre las comunidades y Anglo American

Comunidades completas sin agua. La situación del agua en Chile es el epicentro de la violación al Derecho Humano al Agua.

La crisis del agua en Chile, y en particular la zona central del Melón, parece únicamente afectar a las personas, ya que grandes empresas como la minera Anglo American no solo no han parado sus actividades en medio de la pandemia, sino que tienen reservas de agua impensables para un país con una sequía que se arrastra hace más de 10 años.

Ubicada en la zona central de Chile, a 128 kilómetros de Santiago, la localidad de El Melón es una comunidad de 9.000 habitantes que se ha transformado en otra de las zonas del país más afectadas por la crisis hídrica que atraviesa el territorio nacional desde hace más de una década.

El Melón. FOTO : GENTILEZA GREENPEACE
El Melón

“¡Los pozos de los sectores rurales en El Melón se están secando!”. Este es el llamado de atención que hacen los habitantes de la localidad, quienes son testigos de la crítica situación que viven frente a la escasez del agua en Chile, que afecta directamente al consumo humano y a la sobrevivencia de los ecosistemas. Sin embargo, también acusan que uno de sus vecinos posee un superávit del vital elemento.

“La realidad es insostenible. Mientras en nuestras llaves de las casas no sale agua ni para lavarse las manos durante la pandemia y los pozos comunitarios y esteros están casi secos, por los ductos de Anglo American el agua corre a un flujo de 25 a 40 litros por segundo”, señala a Sputnik la ingeniera ambiental Ximena Gallardo, vocera de la agrupación Poyewn (amarse en mapudungun, lengua mapuche), conformada por vecinas y vecinos de El Melón.

¿Qué es lo que ocurre con la empresa minera y su proyecto El Soldado?

La coordinadora de Greenpeace Estefanía González explica a Sputnik que Anglo American no solo es un gran consumidor de agua. ¿La razón? también posee gran cantidad de los derechos de agua en la comuna de Nogales, en la zona del Melón, con lo que “además interviene todo el sistema hídrico”.

Vecinos haciendo pequeño huertos en El Melón. © FOTO : GENTILEZA GRUPO AMBIENTAL POYEWN

“Lo que hace Anglo American, en el caso de la localidad del Melón, es que tienen la mina aguas arriba. Interviene bosques que nos ayudan a captar agua. De hecho, han tenido casos legales por la tala de bosques nativos que están protegidos por ley”, denuncia González.

En 2016, la trasnacional recibió una multa de 772.000 dólares por parte de la Corte Suprema de Chile por la destrucción de 30 hectáreas de vegetación nativa —como el belloto del norte— que fue arrasada por la expansión de la mina El Soldado, ubicada sobre la localidad de El Melón.

Toda esta vegetación  cumplía un rol clave en la absorción de agua para la recarga de los acuíferos que Anglo American está presionando en la zona.

Crisis por el agua en Chile

“Cuando la sequía sobrepasa el que no pueda estar verde, todos los cerros y todo, al menos siempre estaba el estero. Ahora esto ya no es posible por las intervenciones que tiene la minera en el río”, relata a Sputnik Fabián Villarroel, vecino de El Melón y vocero de Movimiento Popular Pozo 9.

Villarroel añade que eso se ha visto en el impacto que ha tenido en cuanto a los cauces de agua. “Porque han intervenido algunos cauces de aguas. Entonces ya no corre la misma agua que corría algunos años atrás por el estero que cruzaba el pueblo”.

González puntualiza que, además extraer gran cantidad de agua superficial, “van al pueblo de El Melón, que está abajito de la mina, tienen pozos en esa zona y extraen las aguas subterráneas que tiene el pueblo para subirla hasta la mina. Todo en un contexto donde la gente no tiene agua”.

Para la coordinadora de Greenpeace, aquí se presenta un gran “sinsentido”; no se comprende cómo la gente que vive en una localidad que tiene pozos y aguas superficiales capaces de proveer agua  en Chile para sus servicios básicos, hoy tengan sus pozos y los cursos vacíos. “Mientras que la minera tiene agua para extraerle, quitarle a su mismo pueblo y llevarla aguas arriba, pero a mina. Y eso es un sinsentido que pasa hoy día, posterior al estallido social”.

La respuesta de Anglo American

Consultada la empresa frente a esta situación, y a lo señalado por los vecinos y agrupaciones medioambientales, su jefe de comunicaciones externas, Álvaro Carreño, indicó a Sputnik:

“Entendemos que, en el actual contexto de sequía, la prioridad la tiene el consumo humano. Por ello desarrollamos una estrategia de gestión hídrica enfocada en reducir gradualmente el uso de agua fresca en las operaciones. Con ese fin, hemos buscado abastecimiento con fuentes de agua industrial no apta para consumo humano”.

Tal vez te interese sobre la crisis del agua en Chile: El Melón, la intermitencia del agua

A lo que agrega: “Estamos analizando opciones de desalinización; y haciendo más eficientes los procesos mineros con la implementación de nuevas opciones tecnológicas que el año pasado nos permitieron reutilizar más del 80% del agua que emplean nuestras operaciones. En tanto, El Soldado reutilizó el 90 % del agua en su proceso en 2019 usando la metodología recomendada en la guía de reportabilidad corporativa de agua del ICMM (International Council of Mining and Metals); cantidad muy por sobre el promedio de la industria. Así, en 2019 la compañía logró reducir su extracción de agua fresca en 40 % comparado con 2018”.

La toma del pozo 9 y los derechos de agua 

Lo cierto es que la comunidad igual ha resentido la falta de agua durante estos dos últimos años. Por lo cual, y tras el 18 de octubre, decidió realizar una acción de presión que consistió en la toma de pozo 9 de la transnacional, lo que permitió un “compromiso” de parte de la minera para “inyectar” algo del agua a los mermados pozos de los vecinos.

Fue el 7 de noviembre cuando un grupo de adultos mayores tomó el pozo 9. Tras la toma se acordó con Anglo American un baipás que reenvía agua al Agua Potable Rural —APR, programa estatal para dotar de agua potable a zonas rurales—. Con lo que logró que la empresa devolviera 15 litros por segundos a la ciudadanía.

Pozo agua en El Melón. © FOTO : GENTILEZA GREENPEACE

“Lo que hicimos fue tomarnos el pozo, pidiéndole a la compañía que nos entregara este. Pero lamentablemente por el poco apoyo de la municipalidad, en este caso que no quiso firmar un contrato que nosotros le sacamos a la compañía que nos iban a pasar ese pozo. O sea que íbamos a conseguir el pozo en su totalidad, solamente nos quedamos con el baipás”, detalla Villarroel.

La actualidad de la comunidad de El Melón

Hoy la comunidad, junto a grupos ambientalistas, se encuentra enfrascada en una dura batalla judicial por el uso de la escasa agua disponible en la zona y la cantidad de agua mínima que debiera ser entregada a la ciudadanía.

El Gobierno insiste en que sean 50 litros diarios por persona. Mientras los tribunales y la Contraloría señalan que deben ser 100.

Lee más sobre agua en Chile: La lucha de El Melón contra Anglo American

En este juicio, que está a la espera de una resolución por parte de la Corte Suprema, hasta ahora Anglo American, según Greenpeace, ha basado su defensa en que el problema de la falta de agua en la zona no pasa por ellos y que la situación tiene dos explicaciones: la sequía y un exceso en la entrega de derechos de agua para fines agrícolas.

De acuerdo a los registros de la Dirección General de Aguas del Ministerio de Obras Públicas, la minera aparece con 19 permisos. Los que, en conjunto, les permiten el uso y aprovechamiento de 453 litros de agua por segundo (l/s). Convirtiéndose así, según la entidad, en el mayor poseedor de agua de toda la comuna.

La empresa señala respecto al tema que “en Nogales, en particular, el uso de agua de El Soldado representa un 3,9 % del total de derechos otorgados en la zona. Esto da cuenta de que la escasez hídrica no es responsabilidad de la operación. Si bien El Soldado cuenta con derechos de agua por 425 litros por segundo, sus permisos ambientales le permiten extraer un máximo de 120 l/s. No obstante, durante los últimos 6 meses, gracias a diversas optimizaciones, el uso diario de El Soldado alcanza un promedio diario de 103 l/s”.

Mina El Soldado. © FOTO : GENTILEZA GREENPEACE

Por su parte, la comunidad de El Melón cuenta con solo seis permisos, que les permiten el uso de 55,8 litros por segundo. Pero solo uno de esos permisos, en realidad, pertenece a la Municipalidad de Nogales, que dispone de solo 14,4 litros por segundo. Cifras que son insuficientes para los vecinos, sobre todo cuando saben que la minera tiene planes de expansión.

Posible expansión de Anglo American

“Mientras el agua ya ni siquiera sale de las llaves de nuestras casas y día a día se devasta nuestro territorio, la mina a tajo abierto El Soldado de Anglo American continúa sus operaciones sin que les falte agua. De hecho, los relaves fueron autorizados para expandirse todavía más. Esto pone en riesgo no solo a las personas, sino que a todo el ecosistema ya declarado como zona de catástrofe por sequía prolongada”, advierte Ximena Gallardo.

Frente a estas opiniones, Anglo American insiste en que están conscientes de la escasez hídrica en la zona, y señalan que en 2019 comenzaron a trabajar en la implementación de 60 proyectos para contribuir a la resolución de los diversos problemas existentes, para mejorar la disponibilidad de agua tanto de consumo humano como de riego.

“Así, por ejemplo, se conectaron los pozos 4 y 9 de El Soldado a la red municipal. Hoy el municipio no está haciendo uso de esta agua, pues los pozos del sistema municipal han recuperado el nivel de agua; sin embargo, se mantienen disponibles 13,5 l/s en caso de que se necesiten”, declara.

“También entregamos unos 63.400 m3 de agua en camiones aljibe; construimos pozos; hicimos mejoras al sistema de distribución de agua; implementamos tecnología en los pozos y estanques de los 9 APR de la comuna; entre otras acciones acordadas con la comunidad y sus autoridades. Estas iniciativas han ayudado a garantizar el agua a más de 10 mil personas en la comuna de Nogales”, agrega.

Lee más sobre agua en Chile: ¿Cómo sería vivir con los 50 litros de agua que se entregan en zona de sequía?

En la comunicación finalizan señalando que desde 2012 han desarrollado diversas iniciativas para enfrentar la escasez hídrica de la zona “que a la fecha suman una inversión que supera los $ 4.000 millones”. Y reiteran su “disposición a seguir dialogando, colaborando y trabajando en soluciones que permitan asegurar el acceso al agua de todos los habitantes de El Melón”.

Vecina de El Melón. © FOTO : GENTILEZA GREENPEACE

Para Greenpeace, la inyección de 14 litros de agua por segundo al pozo 9 es un logro de la movilización de la comunidad, tras la toma de dicho pozo. Pero “están muy lejos de la necesidad que tiene la comunidad y está muy lejos también de la cantidad de agua que rinde ese mismo pozo que tiene una extracción que fluctúa entre 50 y 70 metros por segundo”.

La ONG ambientalista también aclara que la situación hídrica mejoró en la zona por las lluvias que hubo en el invierno. No por iniciativas de la empresa. “Pero la comunidad está esperando que efectivamente a medida que avance la primavera los pozos nuevamente se vuelvan a secar”.

Ximena Gallardo es más drástica frente a lo que señala la empresa. Según su opinión, “la conciencia ambiental a la que ellos hacen alusión es totalmente falsa. Esas ayudas que han prestado a la red hidráulica son términos de conflicto con la misma comunidad; las ayudas se consiguieron mediante manifestaciones del pueblo, no son ayudas voluntarias como lo hace querer ver Anglo American, son compensaciones”.

Para ella, además “es inconsciente hacer alusión al agua que traen camiones aljibe siendo que ellos sacan el doble, el triple de agua fresca en la misma situación. Ellos tienen que ir a depredar otros lugares para saciar la demanda hídrica del pueblo, siendo que aquí el agua la tenemos y se la llevan ellos fresca”.

Aspiraciones y realidades del agua en Chile

De lo que están seguros los vecinos y especialistas es que la mina siempre va a necesitar más agua para asegurar su funcionamiento y expansión. Por eso la comunidad y sus representantes creen que, en el escenario legal actual, el único destino cierto que tienen es que van a contar cada vez con menos agua para el consumo humano y el medio ambiente.

Por ello piensan que debe haber cambios a mediano y largo plazo, y tanto a nivel del Código de aguas como en la futura Constitución del país.

“Lo ideal para que nos hicieran caso a nuestras demandas y devolvieran un poco de los derechos de agua hacia el pueblo. Pero también el Gobierno, las instituciones podrían hacer una homologación de los derechos de agua que hay en la localidad versus el agua total. Ahí repartir mínimo. No puede ser que ellos sigan avalando las atrocidades del Código de agua”, opina Ximena Gallardo.

Para Fabián Villarroel se deben escuchar todas las veces que se han manifestado por la situación de El Melón. “Y en realidad necesitamos aprobar la nueva Constitución. Eso nos va a jugar de lleno en que se pueda aspirar a cambiar los códigos del agua en Chile y que las empresas dejen de lucrar con los recursos naturales. Que realmente se privilegien a las personas por sobre las industrias en cuanto a los recursos naturales esenciales como es el agua”.

Vista panorámica de El Melón © FOTO : GENTILEZA GRUPO AMBIENTAL POYEWN

Estefanía González sostiene que la sociedad civil tiene un rol importantísimo por exigir estos cambios. “Nos han dicho siempre que son imposibles. Pero también se le digo a la sociedad que era imposible retirar el 10% de las AFP y fue el movimiento ciudadano finalmente de las personas el que logra que las autoridades de los diferentes sectores políticos cumplan con este mandato ciudadano”.

“Aquí lo que necesitamos es un gran mandato ciudadano para que el agua en Chile se garantice para la naturaleza y luego para las personas, y nosotros confiamos en que las comunidades locales con sus luchas que han llevado durante décadas, más las sociedad civil, más las personas comunes y corrientes podemos hacer esa presión suficiente para que finalmente el Gobierno y las empresas suelten el agua y podamos tener acceso básico y fundamental a algo que finalmente es el sostén de la vida de todos nosotros”.

Sigue leyendo en Tomate Rojo

View this post on Instagram

🍅 En Chile se estima que más de 343.000 perros y gatos no tienen dueños y deambulan por las calles y campos del país en busca de alimento, algo que ha disminuido drásticamente a raíz de las cuarentenas obligatorias de la pandemia de COVID-19 y que condena a estos animales al hambre y a un segundo abandono. Según cifras de la Subsecretaría de Desarrollo Regional de Chile, basadas en un estudio del veterinario Fabián Espínola, máster en Salud Pública, existe un total de 3,6 millones de perros y 1,2 millones de gatos en el país. Entre el 5% y el 7% de ellos no tienen un dueño ni persona responsable de su alimentación y cobijo, indican también los datos del censo nacional de 2017. Hoy 23 de septiembre es el día Mundial del Perro Adoptado y queremos recordar la importancia de adoptar antes que comprar. ¿Tienes un perrito o perrita en casa? ¿Cómo se llama? 🍃 Salúdalo en su día y hazle feliz todo el año #perro #perrosdeinstagram #perros #perrosfelices #adopta #perrofeliz #perrodeldia #matapaco #adoptanocompres #adoptaunperro #adoptadog #adoptables #adoptapet #adoptar #adoptame #protestaschile #adoptaunamigo #adoptaunmestizo #adoptado #chile #chilegram

A post shared by Tomate Rojo (@tomaterojo.cl) on

Leer más

Notas relacionadas

Back to top button