Escribe aquí

SAG busca ampliar y facilitar cultivos transgénicos a través de decreto en plena pandemia

Comparte

Actualmente en Chile la autorización para el uso de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) permite realizar pruebas de campo y multiplicación de semillas. Hoy sin embargo el organismo dirigido por Horacio Bórquez, el SAG, busca ampliar y facilitar cultivos transgénicos por medio de decreto. La situación genera mayor preocupación debido que se ingresa a “consulta” en medio de la  pandemia por coronavirus que afecta a la humanidad y que, entre otras cosas, propicia una aún menor participación ciudadana.

En concreto se busca establecer a través de nuevas medidas de autorización nuevas formas de uso de cultivos de OGM. Además de poder hacer estudios de campo e importanción, permitido hoy, se abre la peligrosa puerta a cumplir un objetivo de las semilleras. Esto sería expandirse al mercado interno.

El nuevo decreto viene a derogar la resolución exenta 1.523, de julio del año 2001. En ella se establecían normas para la internación e introducción al medio ambiente de organismos vegetales vivos modificados de propagación. Ahora el SAG busca normar el uso de OGM y en el tercer tipo de autorización se agrega la “permanencia, siembra, almacenamiento y acondicionamiento en uso futuro”. Dicha permanencia y nuevo uso se evaluará caso a caso y será el SAG quien tendrá la última palabra.

La razón que da el SAG

En el documento lanzado a consulta de manera silenciosa en Twitter el 1 de abril, aseguran que si bien los OMG podrían “representar un aporte importante a la producción de alimentos y materias primas”, al mismo tiempo podrían ser dañinos. “El tratamiento de ellos en sistemas confinados y su introducción al medio, podrían provocar perjuicios significativos a la sanidad vegetal; al desarrollo silvoagropecuario del país; a la conservación de los Recursos Naturales Renovables; al medio ambiente y a la salud humana ante posibles alteraciones que afecten la Diversidad Biológica”. Sin embargo “se ha determinado la necesidad de actualizar los requisitos para la importación, permanencia, acondicionamiento y liberación confinada al medio ambiente de material vegetal de genéticamente modificado, importado o de desarrollo nacional”. Esta consulta tiene fecha límite el 01 de junio.

Con el nuevo documento no sólo se abre la puerta al capricho del SAG sobre “uso futuro” de los OGM. Además dentro de la nueva norma se elimina el concepto y documento a entregar de “Evaluación de Riesgo”, siendo reemplazado por un “Análisis de Riesgo”. El documento se limita a describir los posibles peligros.

Tipos de autorización para un OGM

El nuevo decreto nos dice que se abren tres tipos de autorización. Por un lado la importación de semillas modificada o “eventos” ya sea con o sin antecedentes previos en el país. Con evento el SAG se refiere a “producto vegetal único que se diferencia por la inserción de forma estable y conjunta en su genoma”. Este puede ser de uno o más genes o secuencias de ADN que forman parte de una construcción genética definida. 

En segundo lugar se autoriza la liberación confinada al medio ambiente de eventos importados o desarrollados en el mismo país. Finalmente la parte más preocupante: permanencia, siembra, almacenamiento y acondicionamiento en uso futuro.

SAG busca ampliar y facilitar cultivos transgénicos

Por otro lado existen imprecisiones de parte del SAG, o así lo diagnostica la activista y periodista Lucía Sepúlveda. “No hay referencia específica a los organismos modificados genéticamente mediante la edición de genes (técnica CRISPRR), por lo tanto no queda claro si quedan comprendidos en esta regulación o si Estado de Chile adhiere a la controvertida tesis de que este tipo de modificación sólo sería mutación y no transgenia”, escribió alertando en Yo No Quiero Transgénicos”.

“Adicionalmente la nueva norma no obliga a describir el tratamiento agronómico del cultivo ni los metabolitos en que se transforma el Ingrediente Activo del plaguicida de las plantas modificadas con resistencia a herbicidas e insectos (como el maíz, soya, canola y otros. Tampoco hay procedimientos a cumplir ante peligros de escape”, también comenta.

 

 

Tags: