Escribe aquí

HidroÑuble: el proyecto del cuñado de Piñera que amenaza a la cuenca del Ñuble

Comparte

La nueva Región del Ñuble tiene su principal cuenca amenazada. Al proyecto del embalse Punilla, se le suma otra obra hidroeléctrica que busca intervenir el cauce del río Ñuble. Se trata de a Central Ñuble de Pasada, más conocida como HidroÑuble.

Esta obra pertenece a la empresa eléctrica Puntilla, cuyo gerente general es Eduardo Morel, cuñado del Presidente Sebastián Piñera. El proyecto, que ya inicio sus obras, pretende dejar el río con un caudal menor al 10% por una distancia de 16 kilómetros de faja, es decir serían 22 kilómetros del río donde disminuiría su caudal a un décimo del nivel normal.

La construcción de esta hidroeléctrica sumaría otro territorio más en conflicto socioambiental para el país. Además, al tratarse de una central de pasada y entendiendo la defensa política que tendría el proyecto, supone una amenaza importante para los y las voceras que busquen defender sus territorios, tal como fue el caso de Macarena Valdés o Alejandro Castro.

Daño al ecosistema, a la comunidad y a la cuenca

El trabajo de HidroÑuble no ha estado exento de polémica. Uno de los problemas más bullados ocurrió en enero pasado cuando la empresa virtió material explosivo y desechos a la cuenca del Ñuble. El hecho fue denunciado por la organización Ñuble Libre. Como agrupación presentaron pruebas del vertimiento a la Superintendencia de Medioambiente, tal como lo explica Marcela Bustamante.

“Según lo establecido por la RCA del proyecto, cuando se hacen las tronaduras todo el material tiene que ser retirado y depositado en un lugar de acopio autorizado. Acá se hicieron tronaduras y luego ingresaron las maquinas, sacaron todo el material y los fueron a tirar al río, con desechos de explosivos. Por lo tanto eso es contaminación, es delito.”

Sin embargo, desde la Superintendencia aún no se han pronunciado sobre la denuncia interpuesta el 6 de enero.

Otra situación que ha causado molestia en la comunidad, fue lo que ocurrió el pasado 25 de enero. Ese día la organización Ñuble Libre llamó a una movilización, motivada por el vencimiento de los permisos de la empresa eléctrica Puntilla. Estos permisos se encuentran vencidos desde abril del 2017. Durante la manifestación, se bloquearon las obras del proyecto HidroÑuble. Este hecho significó para los manifestantes una querella por desórdenes públicos. César Uribe, fundador de Ñuble Libre, explica esta situación.

“En abril del año 2017 se vence el plazo de ejecución del proyecto hidroeléctrico Ñuble de pasada. Desde ese momento se hicieron las denuncias a la Superintendencia de Medio Ambiente y se comunicó a las autoridades provinciales. Sin embargo, durante todo este proceso no ha habido ningún tipo de fiscalización ni autorización para retomar la actividad de las obras. Esto nos llevó a tomar la decisión de realizar una toma pacifica del lugar de trabajo de HidroÑuble, para llamar la atención de las autoridades buscando que hagan cumplir realmente la normativa ambiental y lo que establece la resolución de calificación del proyecto”

El río Ñuble tiene doble amenaza

Actualmente el proyecto se mantiene detenido debido a la petición de la empresa de suspender las obras por motivos económicos. Esta solicitud fue aprobada el 28 de mayo y se hizo efectivo desde el 1 de Junio. El plazo que de extensión fue de 180 días y aunque ya se venció las obras no se han retomado.

La empresa eléctrica Puntilla ha trabajado desde el 2006 con este proyecto sin resultados fructíferos. Cambios en la administración y sanciones de la Superintendencia de Medio Ambiente han sido los mayores factores de la demora.

Además de HidroÑuble, la comuna de San Fabián ha sufrido con la proyección del embalse Punilla. Actualmente esa obra se mantiene suspendida por determinación del Tribunal Ambiental de Valdivia. Las razones de la suspensión son, principalmente, los desalojos ilegales ocurridos en noviembre de este año.

Estos dos proyectos no solo amenazan a la tranquilidad que existe en la comuna de San Fabián, sino que también afectan a la vida de la flora y fauna del lugar. Uno de los animales más perjudicados con la construcción de estos proyectos es el huemul. La comuna de San Fabián es el único radio urbano que está dentro de un corredor biológico, la Reserva Mundial de la Biósfera por la UNESCO.

INDH presenta mapa de los más de 100 conflictos socioambientales de Chile

Tags:
Scroll Up