Úsame

Macarena Valdés: tres años de impunidad y búsqueda de la justicia

La tarde del 22 de agosto de 2016 encontraron a Macarena Valdés muerta en su casa ubicada en la comuna de Panguipulli. La causa de muerte fue suicidio según la tesis entregada por el Servicio Medico Legal (SML) de Valdivia y Carabineros. Sin embargo, esta afirmación no cobró sentido para su familia. Macarena había dejado preparadas sus pertenencias para visitar el consultorio con su hijo menor e incluso comida para cuando su compañero llegara al hogar. Mas bien, para los Collío-Valdés su muerte estaba relacionada con el proyecto hidroeléctrico de la compañía austríaca RP Global, contra la que la activista se había manifestado el anterior 1 de agosto.

“A la negra la asesinaron por ser mujer, por ser mapuche, por atreverse a levantar la voz” dice Rubén Collío -pareja de Macarena- al recordar la lucha que llevaron en contra del proyecto hidroeléctrico de la empresa RP Global. Ambos estaban comprometidos en la defensa de la comunidad Newen-Tranguil. Mientras ella entregaba sus conocimientos acerca de la conservación de los alimentos, él orientaba la argumentación técnica para denunciar y tomar acciones legales frente a la central.

Irregularidades del proceso de Macarena Valdés

Unas de las irregularidades del proyecto era que la empresa no había presentado el informe de impacto ambiental ni tenía los derechos del agua, y por lo tanto no tenía derecho a secar el río ni a construir donde estaba construyendo.

Pero siguieron con su construcción. A la empresa austriaca sólo le faltaban 800 metros para terminar su tendido de alta tensión para comenzar con el servicio de la central, pero uno de los postes que pretendían poner estaba en el terreno de la comunidad.

El conflicto se desarrolló de tal manera que el 21 de agosto llegaron dos personas a la casa de la propietaria de la vivienda en donde la familia Collío-Valdés arrendaba. Le dijeron que si no los echaba del terreno “algo muy malo les iba a pasar”. Al día siguiente asesinan a Macarena.

Búsqueda por verdad y justicia

En el primer informe de autopsia, el doctor Enrique Rocco sostiene que la causa de muerte fue debido a “asfixia y ahorcamiento”, pero describe ausencia de lesiones que habrían sido esperables tras un ahorcamiento por una soga, lo que daría sustento a la tesis de homicidio.

Los doctores Carmen Cerda y Luis Ravanal realizaron un examen histopatológico del cuerpo de Macarena, y concluyeron que no hay lesiones de carácter vital. Explican que la falta de filtración sanguínea se debe a que los procesos metabólicos y de reabsorción son interrumpidos tras la muerte. Incluso la doctora Vivian Bustos, que presta servicios al Servicio Medico Legal y Carabineros de Chile, también avala en dos informes que las marcas en el cuello no son lesiones vitales.

Todo indicaría que a Macarena Valdés la mataron

Las autopsias e informes fueron entregados a Fiscalía para avanzar en la reconstrucción del caso pero  el proceso se vio obstruido con sospechosas pérdidas.

En septiembre de 2018, Rubén Collío denunció su situación frente a la Organización de las Naciones Unidas.

“El 16 de octubre [de 2016] llega un contingente policial tremendo porque durante septiembre se me acusa y se me procesa por amenazas terroristas, porque supuestamente yo dije que les iba a quemar un camión (…) Hay un tipo que se baja [del vehículo policial] evidentemente drogado con una metralleta gritando (…) como si fuera la guerra” comenta Collío en Ginebra.

El acoso llegó incluso hasta su hogar, pues según lo que declaró a El Desconcierto, dos supuestas periodistas españolas se presentaron en su domicilio para escribir un artículo sobre Macarena. Luego de la entrevista, se enteró que las mujeres se habían presentado como trabajadoras de la hidroeléctrica ante sus vecinos.

Después apareció un hombre que se identificó como Julian Burguer, supuesto académico británico con estudios acerca de derechos humanos, quien expresa en diversos mails que había sido contratado por la trasnacional.

Lee más en Tomate Rojo

Galería | Movilización contra el TPP11 en Santiago: alto contingente policial esperó a activistas

Etiquetas
Scroll Up