agrotoxicos

Otra víctima: falleció de cáncer directora de escuela rural argentina que se oponía a la expansión de los agrotóxicos

Ana Zabaloy fue directora de la escuela rural N°11 José Manuel Estrada, ubicada en San Antonio de Areco. Los campos cercanos al recinto -a unos 30 metros de distancia- eran fumigados con agrotóxicos. Su olor llegaba a los niños y profesores. La docente falleció el 8 de junio a causa de un cáncer, en la misma ciudad donde se encuentra el establecimiento que dirigía.

Zabaloy alzó la voz contra la presencia de los agrotóxicos en Argentina, sobre todo en los alrededores de las escuelas rurales. Según menciona la Red de Acción en Plaguicidas y Alternativas (Rapal), en el país se usan 107 plaguicidas prohibidos en el mundo

En 2017, Ana, junto con otras personas, fundó la Red de Docentes por la Vida. La organización convoca a funcionarios y apoderados de escuelas rurales para manifestar su rechazo a los agrotóxicos. Luego de un tiempo, la red tomó un carácter federal.  

La docente fue testigo de los efectos de los plaguicidas en sus alumnos. Ocasionalmente, los niños padecían mareos, insuficiencias respiratorias y dolores digestivos. Y su cuerpo también fue vestigio de las consecuencias de los agrotóxicos.

Agrotóxicos a metros

“Sufrimos junto a mis alumnos constantes fumigaciones con agrotóxicos en las proximidades de la escuela y en pleno horario escolar. En una de esas ocasiones el producto utilizado fue 2,4-D, y me volví a mi casa con una parestesia facial y con una insuficiencia respiratoria”, relató Zabaloy en una carta abierta publicada en Revista Cítrica.

“Somos muchas las docentes rurales” -prosiguió la profesora en la carta- “que padecemos esta misma realidad, las fumigaciones nos atravesaron la vida y en muchos casos se llevaron por delante nuestra salud. Nadie nos los contó, no lo leímos en ningún diario, nos pasó, lo vivimos, como una cotidianidad inevitable”.

agrotóxicos

El 2,4-D es un herbicida que se usa para controlar las malezas de hoja ancha. Sin embargo, también fue empleado como uno de los componentes del agente naranja durante la guerra de Vietnam. La exposición al agrotóxico puede producir irritaciones a los ojos y a la piel. Tiene ligazón con el desarrollo del cáncer, según indica un documento elaborado por Rapal.  

A pesar de que no se tiene certeza sobre la incidencia de los agrotóxicos en el desarrollo del cáncer de Zabaloy, la Agencia Internacional de Investigación sobre el cáncer (IARC), clasificó al herbicida 2,4-D como un carcinógeno clase 2B. Es decir, posible carcinogénico a humanos.

Consecuencias

La exposición a agrotóxicos no solo está relacionada a enfermedades terminales. Sus efectos se solapan en la cotidianidad del organismo. “En la región del Maule (Chile) se han hecho varios estudios sobre los pesticidas organofosforados. Se han encontrado varios efectos a nivel neurológico en población infantil y adulta. Disminuye el rendimiento en pruebas de coeficiente intelectual en trabajadores agrícolas”, indicó la nutricionista ecologista Carolina Agurto.

La experta agregó que ese tipo de agrotóxicos también están involucrados en el desarrollo de problemas neuroconductuales y/o neoplasias (cáncer de mamas principalmente).

Así como su exposición afecta al organismo, su aplicación soterra al medio ambiente. “La urea, nitrógeno, que se utiliza como fertilizante para las siembras de trigo o maíz, genera algunos componentes que también son cancerígenos, conocidos como nitritos y nitratos. Estos componentes irritan la mucosa gástrica lo cual a la larga contribuye al cáncer gástrico”, mencionó Agurto.

Los fertilizantes químicos y plaguicidas, además, penetran en las napas de agua subterráneas.  

“Actualmente una de las principales productoras de agrotóxicos, como es Monsanto, se está viendo enfrentada a demandas de distintas personas que han presentado diversos problemas de salud por el uso de pesticidas fabricados por esta empresa”, explicó uno de los miembros del Colectivo Ecológico en Acción, Rodrigo Marín.

Un ejemplo de ello es el de Dewayne Johnson. Johnson es un ex jardinero estadounidense que contrajo cáncer luego de manipular constantemente el herbicida Roundup, de Monsanto, durante su trabajo en un recinto escolar de San Francisco. Demandó a la empresa y, en un histórico juicio, la jueza falló a su favor. Monsanto tuvo que pagarle US$289 millones.

País fumigado

Rodiyon MC es un rapero argentino que desde hace años canta sobre el peso de los agrotóxicos en Argentina. Rodrigo estima que hay una “facilidad con la que se consiguen agrotóxicos prohibidos inclusive en el país”. Agregó, además, que existe una “impunidad con la que productores desprevenidos se pasan recetas con dichos productos ante la resistencia de las malezas como el gramón”.

El “Informe sobre los plaguicidas altamente peligrosos en la Argentina”, de Rapal, precisamente explica que hay una desregulación en el acceso de agrotóxicos.

“No existe participación de la Secretaría de Salud ni la de Ambiente en la aprobación de plaguicidas de uso agrícola. En el caso de la comercialización las restricciones son menores: los plaguicidas se expenden en ferreterías, forrajerías, semillerías, casa de venta de artículos de limpieza, etc”, indica el informe.

El despreocupado y excesivo uso de los agrotóxicos derivó en una preocupante situación ambiental en Argentina, sobretodo relacionado con el agua.

Científicos del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas Científicos (Conicet) y de la Universidad Nacional de La Plata descubrieron que las aguas lluvia que caían sobre Argentina contenían compuestos de herbicidas. El 80% de las muestras tenían presencia de atrazina y glifosato, cuyo nombre comercial es Roundup, el producto que empleaba Dewayne Johnson en sus fumigaciones.

Un caso más alarmante se presentó en la ciudad de Pergamino. El agua que consumía la población del sector contenía 18 agrotóxicos, uno de ellos glifosato. A dos niños del área, de las situaciones que se conocen públicamente, se les detectó componentes de ese herbicida en la sangre. En abril de este año, un fallo judicial prohibió que se realicen fumigaciones a menos de 600 metros de las viviendas.

Post Author: Francisco Troncoso